¡Enviamos a todo México!
Carrito 0

Como cuidar tu impresora

Cuando se usa un sistema de tinta continua o unos cartuchos rellenables, los costos de impresión se reducen tanto que las personas suelen imprimir en exceso cuando la impresora no fue diseñada para soportar un uso pesado. El uso inadecuado de la impresora y del sistema puede ocasionar daños a los cabezales o acortar su vida útil. Pero cuando se instala y se usa correctamente un sistema de tinta continua (o cartuchos rellenables), la impresora puede durar muchos años imprimiendo con la mejor calidad y sin ocasionar problemas.

1.- Respeta el ciclo de trabajo

El ciclo de trabajo es la cantidad de impresiones (recomendadas por el fabricante) que puedes hacer mensualmente sin correr el riesgo de dañar la impresora y sin acortar su vida útil. El ciclo de trabajo lo proporciona el fabricante en las especificaciones técnicas de la impresora y sirve para indicar si la impresora es de uso ligero o de uso pesado. Cuando usas un sistema de tinta continua o unos cartuchos rellenables en tu impresora, su ciclo de trabajo seguirá siendo el mismo recomendado por el fabricante y deberás seguir respetándolo. Cuando compres una impresora, fíjate que su ciclo de trabajo se adapte a tus necesidades. El ciclo de trabajo de las impresoras de escritorio más comunes puede variar de entre 2,000 y 25,000 páginas por mes, aunque existen equipos de alta gama que soportan mucho más. Las impresoras con ciclos de trabajo pequeños no suelen soportar grandes cantidades de impresiones de forma continua, entre más grande sea su ciclo de trabajo, más impresiones podemos realizar de forma continua.

2.- No hagas demasiadas impresiones seguidas

Las impresoras pueden hacer impresiones de forma continua sólo durante cierto tiempo antes de empezar a calentarse, o a experimentar deterioro debido al uso continuo excesivo. Incluso cuando una impresora puede imprimir muchas hojas por minuto, después de un tiempo, los componentes de la impresora necesitarán un periodo de descanso. Las impresoras pueden hacer numerosas impresiones por minuto, pero hacerlo de forma continua puede reducir su tiempo de vida. Sin importar si tu impresora tiene un sistema de tinta continua (o cartuchos rellenables) o no, nunca debes hacer demasiadas impresiones seguidas ni tener la impresora trabajando continuamente durante largos periodos de tiempo, dependiendo del modelo de la impresora solo se recomienda hacer entre 20 y 100 impresiones de forma continua, dejando descansar la impresora por lo menos 20 minutos entre cada carga de trabajo. Las impresoras económicas que usan solo dos cartuchos (negro y tricolor) soportan menos impresiones continuas ya que sus cartuchos tienen el cabezal integrado y usan tecnología térmica, por lo tanto suelen sobrecalentarse cuando realizan muchas impresiones seguidas.

3.- Usa tu impresora todos los días

Cuando una impresora no se usa durante largos periodos de tiempo (mas de una semana), la tinta que tiene dentro de sus cabezales y conductos internos comienza a secarse, lo que ocasiona que se vayan obstruyendo los cabezales, esto es más común cuando se usan tintas pigmentadas o de sublimación que son más espesas y dejan mayores residuos sólidos, en cambio con las tintas dye esto no sucede tan pronto. Por eso se recomienda utilizar la impresora por lo menos una vez por semana para mantener el flujo de la tinta y evitar que se tapen los cabezales. Si una impresora no se ha usado en 10 días o más (dependiendo del clima y tipo de tinta), es probable que ya tenga los cabezales obstruidos con restos de tinta seca y necesitará limpieza. Hay varias formas de limpiar los cabezales, desde las herramientas que traen las impresoras en su menú de opciones hasta hacer limpiezas de forma manual usando un líquido especial para limpiar cabezales, en ocasiones puede ser difícil limpiar los cabezales por completo por eso lo mejor es prevenir, si usas tu impresora todos los días nunca tendrás problemas de cabezales sucios o tapados.

4.- Imprime en máxima calidad

Para mantener los cabezales limpios y en perfectas condiciones, siempre recomendamos usar la impresora en modo de máxima calidad (calidad fina o fotográfica), y nunca utilizarla en modo de baja calidad (calidad rápida o borrador). Cuando usas la impresora en máxima calidad, ésta utiliza un flujo de tinta mayor, y el flujo de tinta fuerte y constante mantiene los cabezales limpios, si imprimes en modo “rápido” o “económico” la impresora va a utilizar poca tinta y como el flujo es menor se puede ir acumulando tinta vieja en los cabezales que se va secando y los va obstruyendo poco a poco, por eso es mejor siempre usar el modo de máxima calidad, y así nunca tendrás que preocuparte por hacer limpiezas de cabezales (esto es especialmente recomendable en cabezales piezoeléctricos y con tintas pigmentadas o de sublimación). Al imprimir en máxima calidad la impresora trabaja más lento pero las impresiones se verán mucho mejor y no tendrás que hacer limpiezas de cabezales tan seguido (las limpiezas de cabezales pueden llegar a gastar más tinta de la que gastas imprimiendo en máxima calidad).

5.- Usa filtros de aire limpios

Los sistemas de tinta continua (de tanques normales, no tanques OEM) usan filtros de aire en los tanques para permitir la entrada de aire limpio y que la tinta pueda circular hacia los cabezales. También algunos modelos de cartuchos rellenables gigantes usan estos filtros. Es importante usar siempre estos filtros y ponerlos en los orificios correctos, los filtros de aire siempre deben estar bien limpios, nunca deben estar sucios ni manchados de tinta o tapados, el filtro debe verse completamente blanco y no gris ni con manchas o suciedad. Los filtros de aire deben reemplazarse cada vez que sea necesario, en lugares con mucho polvo hay que cambiarlos más seguido, por lo tanto siempre se deben de tener filtros nuevos a la mano ya que es una pieza que se debe reemplazar como parte del mantenimiento. Existen sistemas de tinta continua con los nuevos tanques negros OEM, éstos no usan filtros de aire así que son una buena opción si se quiere evitar el trabajo de cuidar y cambiar los filtros.

6.- Vigilia la correcta circulación de la tinta

Es importante que el sistema de tinta continua (o cartuchos rellenables) siempre tenga un flujo de tinta perfecto y constante hacia los cabezales de la impresora, si la tinta se regresa a los tanques del sistema, los cabezales y cartuchos pueden agarrar aire y ocasionar problemas, si la presión de la tinta es muy fuerte habrá derramamiento de tinta o goteo por el cartucho o por el cabezal y si la presión es muy baja saldrá muy poca tinta por el cabezal provocando impresiones defectuosas y líneas blancas. Para mantener el flujo de tinta perfecto hay que tener bien instalado el sistema (busca el manual de instalación específico para tu modelo de impresora ya que cada impresora y cada sistema tiene su forma particular de instalarse). En algunas impresoras es importante que el sistema no tenga burbujas de aire dentro (ni en las mangueras ni en los cartuchos, hay que purgar bien) pero en otras esto no importa. Existe la opción de instalar una pieza llamada “damper” que funciona como una válvula check para que la tinta circule en una sola dirección (de los tanques hacia los cartuchos), sin que se regrese. Para mantener el flujo y la presión ideal de la tinta, lo más importante es ajustar los niveles de tinta dentro de los tanques del sistema (ver siguiente punto).

7.- Ajusta los niveles de tinta en los tanques

Los tanques de los sistemas de tinta continua (los normales transparentes) tienen una división por dentro. Esto nos permite hacer que toda la tinta se quede de un solo lado de la separación con solo inclinar un poco los tanques y volviéndolos a enderezar. La parte frontal de los tanques, que es la parte más grande, tiene un orificio grande arriba que es por donde se mete la tinta, en ese orificio siempre debe de ir el tapón del tanque, que quede bien cerrado ese orificio y esta parte del tanque debe quedar llena de tinta pero sin pasarse del 80% de su capacidad y se debe rellenar cuando llegue a un 30%. La parte trasera de los tanques, que es la parte más pequeña tiene un orificio pequeño arriba, en ese orificio siempre debe ir un filtro de aire limpio y toda esa parte del tanque debe tener casi puro aire (solo debe haber 1-2 cm de tinta hasta abajo). Para lograr esto solo hay que inclinar un poco los tanques para que la mayor parte de la tinta se pase a la parte grande. Los tanques deben estar ubicados a la misma altura que la impresora (excepto en algunos modelos).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

8.- Utiliza el tipo de tinta adecuado para tu impresora

Existen muchos tipos de tintas y cada impresora está fabricada para trabajar con un tipo de tinta en especial, por eso es indispensable que sepas cuál es el tipo de tinta que debe usar tu impresora (por su marca y modelo), algunas impresoras son compatibles con varios tipos de tintas (sin mezclarlas) pero la mayoría solo puede usar un tipo de tinta. Por ejemplo si una impresora usa tinta dye pero le ponemos tinta pigmentadas se le van a tapar los cabezales por que la tinta pigmentada es más gruesa que la dye. También es muy importante que uses el tipo de tinta específico para la marca de tu impresora (no recomendamos usar tintas universales porque baja la calidad de impresión). Por ejemplo las impresoras HP deben usar tinta especial para HP que usa cabezales térmicos y las impresoras Epson deben usar tinta especial para impresoras Epson que usan cabezales piezoeléctricos, y así existe una tinta especial para cada marca de impresora. Cuando compres tinta debes fijarte en 3 cosas: el tipo de tinta (dye, pigmentada, sublimación, etc.), la marca o el fabricante (nos da una idea de la calidad) y para qué marca de impresoras es (HP, Epson, Brother, Canon, etc.).

9.- Instala solo en impresoras probadas

Antes de instalar un sistema de tinta continua o unos cartuchos rellenables es importante probar la impresora con sus cartuchos originales (hay que tener los cartuchos originales en buen estado y con tinta). La impresora debe reconocer perfectamente todos los cartuchos y debe estar imprimiendo bien todos los colores, esto se debe comprobar el mismo día que se va a instalar el sistema de tinta continua. Si la impresora tiene mucho tiempo sin usarse es probable que tenga los cabezales tapados o cualquier otro problema. Si instalas un sistema de tinta continua en una impresora sin antes probarla, te puede ocasionar problemas y no podrás saber si es la impresora o el sistema. Si la impresora tenía un problema desde antes, el trabajo de la instalación del sistema habría sido en vano. Además algunos modelos de sistemas y cartuchos rellenables solo funcionan si la impresora tenía previamente todos sus cartuchos originales con tinta funcionando bien.

10.- Cuida los chips

Los chips son parte muy importante de los sistemas de tinta continua (y cartuchos rellenables) pero también son piezas muy delicadas. Los chips se pueden dañar con la estática, las descargas eléctricas y variaciones de corriente (tormentas eléctricas, fallas y cortos, etc.), por eso siempre se debe conectar la impresora a un regulador de voltaje como medida de protección. Nunca debes instalar el sistema (o los cartuchos) vacíos sin tinta por que la impresora bloquea los chips para siempre, debes tener el sistema o los cartuchos siempre con tinta, hay que estarlos rellenando antes de que se vacíen por completo. Si el sistema de tinta continua está mal instalado puede suceder que la tinta se regrese a los tanques ocasionando que los cartuchos se vacíen dañando los chips de forma permanente. Otras cosas que pueden dañar los chips son la estática, la suciedad, el estarlos tocando con los dedos o manipularlos mucho y el mal uso en general (son piezas delicadas). También es recomendable conocer los diferentes tipos de chips que existen (reseteables, permanentes, etc.) y saber cómo resetearlos correctamente cuando sea necesario.

11.- No actualices tu impresora

Los fabricantes de impresoras suelen actualizar el firmware de sus impresoras periódicamente (cada 6 meses más o menos). Las actualizaciones pueden llegar por tres medios: comprando una impresora nueva que ya viene actualizada, comprando cartuchos originales nuevos que actualizan tu impresora cuando los instalas o la más común que es cuando la actualización llega directamente a tu impresora por Internet. Cuando se actualiza el firmware de una impresora, ésta ya no acepta los chips de los cartuchos rellenables o del sistema de tinta continua y tendrás que comprar los nuevos chips que si sean compatibles con el nuevo firmware. Puedes evitar que tu impresora se actualice si no la conectas a Internet, o cuando te pregunte que si deseas que se actualice elijes que no lo haga. Se recomienda desactivar la opción de actualizaciones automáticas o desinstalar la aplicación “updater” de la impresora de tu PC. Las actualizaciones no sirven para otra cosa más que para que la impresora ya no acepte el chip del sistema de tinta continua o de los cartuchos rellenables, esta es la forma que usan los fabricantes de impresoras para evitar que la gente use sistemas alternos a los cartuchos originales, por eso recomendamos siempre evitar actualizar el firmware de las impresoras.

12.- Evita los atascos de papel

El papel atascado dentro de la impresora es una de las causas más comunes por las que una impresora se puede descomponer. Para evitar los atascos de papel debes usar siempre el papel adecuado según el trabajo a realizar, nunca le pongas a tu impresora papel en mal estado, roto, arrugado, doblado, sucio o con adhesivos. No sobrepases la capacidad máxima de papel en el cargado de la impresora y cuando cargues nuevo papel asegúrate de ajustar las piezas de la bandeja de la impresora para que quede según la medida del papel y que éste no se mueva, por ejemplo si cargas la impresora con un papel más pequeño debes ajustar las piezas de la bandeja para que el papel no se pueda mover hacia los lados provocando que la impresora lo agarre chueco y se atasque. Si tienes un atasco de papel debes retirarlo suavemente para que salga completo y no se dañe la impresora, si el papel se rompe hay que retirar todos los restos de papel que pudieran quedar dentro de la impresora. 

Es muy importante informarse sobre los cuidados y características de tu impresora en específico (según la marca y modelo) porque solo así sabrás exactamente qué tipo de sistema usa, que tinta, que chips, como se instala, como se acomodan las mangueras, como se resetean los chips, y todo lo que necesitas saber según tu modelo de impresora. Mantén siempre limpia tu impresora, apágala y cúbrela con una tela cuando no la utilices.



Publicación más reciente


  • Aldeaprint en

    Octavio:
    Los chips para HP 950/951 no son reseteables, son chips permanentes, esto quiere decir que solo te muestran el nivel de tinta en el primero uso, después ya no te lo volverán a mostrar nunca, pero si mantienes los cartuchos siempre con tinta y no dejas que nunca se vacíen, los chips te duran para siempre.

  • Octavio en

    Disculpa Como puedo resetear los chips 950/951


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados